El Italiano | Cuando te empeñas en hacer la mejor mozzarela de Italia, es que te llamas Roberta.
83
post-template-default,single,single-post,postid-83,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Cuando te empeñas en hacer la mejor mozzarela de Italia, es que te llamas Roberta.

Llegamos a Fisciano en la zona de Salerno, donde se producen las mejores mozzarelas de Italia y empezamos a preguntar a gente que cual era la mejor mozzarella, todos nos decían:“ La de Roberta, la de Roberta!” (incluso la competencia!). Total que nos fuimos a la fábrica de Roberta. Roberta vestía de negro, luciendo un luto riguroso y vendiendo, con rigor también su afamada mozzarella. Tenía mucho trabajo y parecía que no nos hacía mucho caso (quizá pensaba turistas! y españoles! Qué horrore!). Pero no. Los italianos son gente muy acogedora y muy comerciantes. A la hora del trabajo nosotros también somos bastante persuasivos (que no pesados) y nos atendió su hijo. Nos explicó que el fallecido marido de Roberta fue el fundador de la quesería y que su padre no murió en vano, porque su sueño fue fabricar la mejor mozzarella de bufalla de Italia. Y su sueño se hizo realidad, porque el año pasado, la mozzarella de Roberta ganó el premio a la mejor mozzarella del Mundo. El marido de Roberta, seguro que brinda desde el cielo con Chianti para celebrarlo.

La palabra mozzarella, viene del verbo italiano antiguo: mozzare, “cortar”. Y eso fue precisamente lo que hicimos! Gracias a Roberta, que es una magnífica anfitriona, nos invitó a cortar y probar kilómetros de trenzas de mozzarella, conocimos sus 300 bufallas, su fábrica, y le caímos bien y nos dejó importar su maravillosa mozzarella a Espagna! La traemos en avión directamente. Y también la scamorza, la ricotta y el cacciocavallo. Y mientras le ponemos un magnífico balsámico de 20 años, nos acordamos de Salerno, de las 300 bufallas, de Roberta, de su hijo y de su padre, que se empeño en hacer, la mejor mozzarella del mundo. Y lo consiguió.